¿No eres un programador de sexo masculino y con aspecto de nerd?
No importa. ¡Al contrario!
No se trata sólo de ser un buen desarrollador, puedes participar como persona no tecnológica y desempeñar un papel decisivo en tu equipo desarrollando labores como:
• el presentador ante el jurado
• el que une a los desarrolladores y a los ingenieros de UX
• el que lleva a cabo la investigación que los demás “no tienen tiempo” de hacer
• el que hace el seguimiento del tiempo
• etc.

Cumple con el Código de Conducta y no te olvides de ser amable
La expectativa es que las reglas de conducta sean obvias para todos los participantes: la política contra el acoso, las reglas de preservación de la privacidad que se aplican a las fotografías, etc.
En caso de que desees una lectura, este artículo ofrece una versión corta y otra larga sobre este tema: https://hackcodeofconduct.org/.

Sé amable con el personal que lo organiza
Muchos de ellos simplemente se ofrecieron como voluntarios para aprender algo... como tú.
También ten en cuenta que el personal que organiza el evento ha hecho muchos esfuerzos, desde hace meses, para que tú puedas concentrarte en lo que más te gusta.
Si algo no funciona según lo planeado, ¡apoya y ayuda a estos chicos a encontrar una solución!

Sé un buen ciudadano: a tus competidores y a ti os gustan las mismas cosas!
¡No pierdas la oportunidad de ofrecer asesoramiento a otros participantes!
El hackathon es mucho más que una simple competencia: es una experiencia de aprendizaje y un lugar donde las personas, con sus intereses, intentan desarrollar algo juntos.
Aprovecha la oportunidad de expandir tu comunidad, de ofrecer y obtener ayuda, de interactuar con tantas personas como puedas.

Define tu propia "caja de herramientas Hackathon"
No te limites a tu zona de confort, a las herramientas que dominas, a las visualizaciones que ya conoces... ¡ábrete y aprende cosas nuevas!
Un hackathon es una buena oportunidad para expandir horizontes y probar algo nuevo.
Por otro lado, asegúrate de que tú puedas ser productivo rápidamente, y que la curva de aprendizaje no te impida entregar algo a tiempo.

No te centres en los premios... enfócate en la creatividad
Si sólo participas por los premios, estás limitando tu vivencia del hackathon.
Un hackathon se trata de creatividad, pasión y experiencias de aprendizaje.
¡Elige lo que tu creatividad te pida que hagas!

Los perfeccionistas no sobreviven
Dar algo que funcione más o menos y vender una visión es mucho más importante que crear un producto robusto e industrializado... 3 meses después del evento. ¡Recuerda que el hackathon tiene una duración limitada!
En un hackathon la metodología de desarrollo ágil funciona mejor: define y entrega un Producto Mínimo Viable (MVP) y, si tienes tiempo suficiente, itera en las funciones que agregan el mayor valor a tu proyecto.

No caigas en la trampa de la visión de túnel
Seguro que vas a tener errores: sé creativo al manejarlos... búscate un nuevo par de observadores, busca en Google, pregunta a la gente o, simplemente, intenta nuevas formas de resolver el problema!
La idea principal es: no te detengas.
Un hackathon pone a prueba tus habilidades de supervivencia... ¡esa es la belleza de esto!

Un hackathon es para equipos… sé un jugador de equipo!
Deja afuera las discusiones filosóficas del tipo "- R es mejor que Python"...
A todos nos encantan estas discusiones, pero un hackathon no se trata de discutir, sino de encontrar (en equipo) una forma creativa e innovadora de resolver un reto.

Tiempo para la verdad: haz una demo excelente
Después de muchas horas de trabajo duro, ¡es hora de presentar tu proyecto al Jurado!
La forma en que lo haces puede marcar una gran diferencia, por lo tanto, lee atentamente estos consejos:
1. Construye el escenario: busca que el jurado y el público se den cuenta del problema que estás resolviendo y cuán grande es la diferencia respecto al status quo. ¡No vendas tu producto! ¡Vende el problema que estás resolviendo!
2. Presenta el proyecto: no te muestres reacio a comentar el desafío técnico que has resuelto, pero omite las partes que no agreguen ningún valor. ¡Enfócate en cómo tu producto resuelve el problema!
3. Envuélvelo y vende el sueño: ¡tus posibilidades de ganar aumentan con el tamaño de tu sueño! Resume lo que has logrado y cuál es tu visión a medio/largo plazo. Acentúa siempre la diferencia de lo que estás presentando.
4. Crea una presentación excepcional: crea una presentación de tu proyecto con un aspecto moderno y con una demo. La explicación del problema que estás resolviendo y cómo lo abordaste le da a tu proyecto mucha más exposición.
Y recuerda… pase lo que pase… ¡nunca hagas la demo usando PowerPoint! ¡Tu demo debe ser en vivo!